Las alergias alimentarias más comunes
Glosario,  Nutrición

Alergias alimentarias: las 7 más comunes

Una alimentación equilibrada y saludable es posible incluso en los casos en que existan alergias alimentarias. En este artículo veremos las 7 alergias alimentarias más comunes, que goPure tiene en cuenta al ofrecer planes nutricionales equilibrados y saludables a toda la población.

Esto incluye a las personas que padecen de alergias a determinados alimentos, problema cada vez más común, pues afecta a alrededor del 5% de los adultos y al 8% de los niños, y parece que estos porcentajes están aumentando (1).

Muchos alimentos son susceptibles de provocar alergias, pero la mayoría de ellas son causadas por 7 tipos de alimentos (2). En goPure, todos ellos están considerados para que todos los usuarios de la app puedan obtener un plan nutricional ajustado a sus necesidades, sea cual sea su perfil.

Alergia alimentaria ¿qué es?

Una alergia alimentaria es una condición de salud, en la que ciertos alimentos desencadenan una respuesta inmune anormal (2).

El sistema inmunológico reacciona frente a algunas sustancias de los alimentos que reconoce como dañinas, lanzando una serie de medidas de protección. Una de ellas es la liberación de sustancias químicas como la histamina, que causan inflamación.

Los síntomas pueden ser muy variados, de distintas intensidades, pueden aparecer instantáneamente tras de la exposición al alimento o hasta unas horas después. Los síntomas más frecuentes suelen ser los siguientes:

Los síntomas pueden ser: picor de la lengua, boca, cara hinchada, picores en la piel, vómitos, presión arterial baja, dificultades al respirar, diarrea.

Nunca debe tomarse una alergia alimentaria a la ligera, de hecho, en los casos más agudos puede causar anafilaxis y en casos extremos puede resultar fatal (3).

Alergia o intolerancia

Muchas intolerancias alimentarias a menudo se confunden con alergias alimentarias. La gran diferencia es que las intolerancias alimentarias no involucran el sistema inmunológico. Por lo tanto, aunque las intolerancias puedan comprometer – a veces muy seriamente- la calidad de vida de la persona que las padece, no ponen en riesgo su vida.

Las verdaderas alergias alimentarias más comunes se pueden dividir en dos tipos principales: anticuerpos IgE o anticuerpos no IgE. Los anticuerpos son un tipo de proteína de la sangre que utiliza su sistema inmunológico para reconocer y combatir las infecciones (4).

Alergias alimentarias: las 7 más comunes

1. Leche

Es una de las alergias alimentarias más comunes en niños. La leche de vaca es la causa usual de alergia a la leche, pero la leche de oveja, cabra, búfala y otros mamíferos también puede causar una reacción.


La alergia a la leche de vaca se observa con mayor frecuencia en bebés y niños pequeños (afecta al 2-3% de los niños pequeños (5)) que en adultos, puesto que la gran mayoría de los niños suelen superar la alergia pasados los 3 años. Además afecta especialmente cuando los bebés han estado expuestos a la proteína de la leche de vaca antes de los seis meses (6, 7).

La forma más usual de alergias a la leche es en formas IgE, y también son las potencialmente más peligrosas. Las personas que la padecen suelen padecer síntomas como nauseas, vómitos, hinchazón, erupciones cutáneas, urticaria y en raras ocasiones, anafilaxia.

Una alergia no relacionada con la IgE suele tener más síntomas de origen intestinal como vómitos, estreñimiento o diarrea, así como inflamación de la pared intestinal (8).

A veces puede darse que el niño o adulto tenga síntomas como diarreas, vómitos o nauseas al ingerir leche animal, sin que se le haya diagnosticado alergia. Entonces puede ser bastante difícil de diagnosticar. Esto se debe a que a veces los síntomas pueden sugerir una intolerancia y no hay un análisis de sangre para ello (9)

Tengo alergia a la leche ¿qué hago?

Con un diagnóstico de alergia a la leche de vaca o de otro mamífero, el único tratamiento es evitar la leche y los alimentos que la contengan.

Por eso tenemos que pensar que no solo la leche como bebida, sino que hay muchos alimentos sólidos que incluyen leche o sus derivados. Algunos son leche, quesos de todos los tipos, yogures, mantequillas, margarinas, helados, batidos, bollería, leche en polvo, nata, crema, natillas..

Bebés con alergia a la leche

En caso de que el bebé tenga alergia a la leche de vaca, el especialista que lo lleve deberá indicar alternativas adecuadas a las fórmulas que la contienen.(10) Hay leches especiales para bebés a base de alimentos de origen vegetal que cubren todas las necesidades.

En el caso de bebés alérgicos a la leche, seguramente el especialista indicará también que la madre que amamanta a un bebé con alergia elimine de su dieta los alimentos que contengan leche.

2. Huevo

El huevo es un alimento que provoca la segunda de las alergias alimentarias más comunes en niños (11, 12). Sin embargo, parece probado que los niños alérgicos al huevo tienen muchas probabilidades de superar su alergia cuando sobrepasen los 16 años. (13)

Las proteínas que contienen las claras y las yemas del huevo, son ligeramente diferentes, y hay personas que reaccionan de forma diferente ante ellas. La parte que más alergia suele provocar es la clara del huevo. (12)

Los síntomas pueden ser nauseas, sarpullidos, picazón en la piel, problemas respiratorios y en casos raros, anafilaxia.

De nuevo, el tratamiento indicado en este caso pasa por excluir completamente el huevo de la dieta (14), y ser cuidadoso a la hora de examinar los ingredientes de los productos preparados para verificar que no lo incluyan y tener especial cuidado con los productos de pastelería que no son industriales y no van etiquetados, ya que el huevo es un ingrediente común en este tipo de productos.

huevos en nido de paja
La alergia al huevo es común en niños

3. Frutos secos

Es también un tipo de alergia habitual, tanto en niños como en adultos, porque en este caso, suele ser una alergia que no mejora con el crecimiento. Como frutos secos se incluyen: almendras, nueces, nueces de brasil, nuez pecana, nueces de macadamia, avellanas, anacardos, piñones, cacahuetes, pistachos…

Todos los productos que se derivan de ellos, como las cremas de almendras, mantequilla de cacahuetes, crema de avellanas, algunas salsas…y los aceites que se extraen de estos frutos o semillas.

Es una alergia potencialmente peligrosa, puesto que las alergias a los frutos secos son responsables de alrededor del 50% de las muertes relacionadas con la anafilaxia (15, 16)

¿Debes evitar todos los frutos secos aunque solo tengas alergia a uno de ellos? Si, se recomienda hacerlo para mayor seguridad. (17).

Debido a esto, se recomienda a las personas con alergias a los frutos secos (así como a otras alergias potencialmente mortales) que lleven consigo un lápiz autoinyector de epinefrina o epi-pen en todo momento.

Es un dispositivo disponible en farmacias, que permite que las personas con alergias se inyecten una inyección de adrenalina si comienzan a tener una reacción alérgica grave.

Cuando se administra como una inyección a personas que tienen una reacción alérgica grave, puede revertir los efectos de la alergia y salvar la vida de la persona (18).

4. Marisco

La alergia al marisco la producen las proteínas de estos alimentos de orígen marino: gambas, langostinos, camarones, cigalas, almejas, mejillones, chirlas, cangrejos, langosta, vieiras

Cuando hay alergia al marisco, rápidamente aparecen los síntomas, que suelen se muy parecidos a los de otras alergias alimentarias IgE. La proteína que desencadena la alergia suele ser la tropomiosina. Otras proteínas que pueden activar una respuesta inmune son la arginina quinasa y la cadena ligera de miosina (19, 20).

Un dato importante es que los mariscos pueden contener contaminantes, bacterias, virus o parásitos que pueden producir reacciones adversas con síntomas que se pueden confundir con los de una alergia alimentaria, como vómitos, dolor de estómago o diarreas.

mejillones en plato
El marisco puede provocar reacciones alérgicas a personas sensibles a la tropomiosina

Esta alergia alimentaria suele perdurar toda la vida, y el tratamiento seguro pasa por excluir de la dieta todos los mariscos, aunque se tenga identificado solo alguno de ellos como desencadenante (21).

Un dato interesante, es que algunas personas pueden desencadenar los síntomas de la alergia al inhalar los vapores de la cocción de los mariscos, por lo que parece razonable evitar estar alrededor de la cocina cuando se preparan(22).

5. Trigo

Es una de las alergias de las que más se oye hablar en los últimos tiempos, y es una respuesta del sistema inmunitario a una de las proteínas del trigo.

Como en otros casos, suele afectar más a los niños que a los adultos, pero la buena noticia es que muchos niños la superan al alcanzar los 10 años (23).

Los síntomas, muy parecidos a los de las otras alergias alimentarias: dolor de estómago, malas digestiones, vómitos, diarreas, picores, erupciones, hinchazón y, en casos agudos, anafilaxia.

¿Es lo mismo alergia al trigo que celiaquía?

La alergia alimentaria al trigo se confunde a menudo con la celiaquía y la sensibilidad al gluten, ya que suelen tener síntomas digestivos muy parecidos.

campo de trigo
Es importante distinguir la celiaquía, la sensibilidad al gluten no celíaca y la alergia al trigo

Pero una verdadera alergia al trigo causa una respuesta inmune a una de los cientos de proteínas que se encuentran en el trigo. Esta reacción puede ser grave e incluso a veces fatal (24).

La gran diferencia es que la enfermedad celíaca y la sensibilidad al gluten no celíaca no son potencialmente mortales. Son causados ​​por una reacción inmune anormal a una proteína específica, el gluten, que también se encuentra en el trigo (25).

Cereales con y sin gluten

Las personas con enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten no celíaca deben evitar todos los granos que contienen la proteína gluten:

  • trigo
  • cebada
  • centeno
  • espelta y también la variedad escanda.
  • farro (similar a la espelta, cebada descascarillada y a medio moler o sémola).
  • kamut (nombre egipcio del trigo y una variedad de este último).
  • triticale (híbrido de trigo y centeno).
  • tritordeum (híbrido de trigo y cebada).

¿Que cereales no contienen gluten?

  • avena
  • arroz
  • alforfón o trigo sarraceno
  • maíz
  • mijo

y los pseudo-cereales aptos para celíacos (no pertenecen a la familia de las gramíneas, pues se trata de las semillas de unas hierbas).

  • quinoa o kinwa
  • amaranto (familia de la quinoa)

Las personas con alergia al trigo solo necesitan evitar el trigo y pueden tolerar el gluten de los granos que no contienen trigo.

Una alergia al trigo se diagnostica con la ayuda de un médico a través de pruebas de pinchazo en la piel.

El tratamiento seguro pasa por eliminar de la dieta todo el trigo y, por supuesto, los productos preparados que contienen trigo. Esto significa evitar esos alimentos, pero también aquellos cosméticos y productos de higiene y belleza que lo contienen en su formulación.

6. Soja

Las alergias a la soja afectan aproximadamente al 0,4% de los niños y es una de las alergias alimentarias más comunes en niños menores de tres años (26). Alrededor del 70% de los niños que son alérgicos a la soja superan la alergia.

La alergia es una reacción a una proteína en la soja o a los productos que la contienen.

Como en las otras alergias alimentarias, la alergia a la soja puede mostrar síntomas diversos, desde picor en la boca, hasta erupciones en la piel o dificultades para respirar. En casos raros, una alergia a la soja también puede causar anafilaxis (27).

granos de soja
Curiosamente, un pequeño número de bebés que son alérgicos a la leche de vaca también son alérgicos a la soja

Al igual que otras alergias, el único tratamiento para la alergia a la soja es evitar la soja. Una vez más, es muy importante aprender a leer bien las etiquetas de los alimentos preparados, porque la soja es un alimento que se usa para preparar gran cantidad de productos alimentarios.

7. Pescado

La alergia al pescado es menos común y afecta aproximadamente al 2% de los adultos (41) y es una alergia que puede aparecer en la edad adulta (28).

Al igual que la alergia a los mariscos, la alergia al pescado puede ser grave. Los síntomas principales son hinchazón, vómitos, diarrea, pero, en casos raros, también puede ocurrir anafilaxis. Y tambien en similitud a la alergia a los mariscos, la alergia al pescado puede confundirse con una reacción a los contaminantes, bacterias, virus o toxinas presentes en el pescado (29, 30, 31).

Otros alimentos que pueden producir alergias

Hay muchas más alergias alimentarias menos comunes que las 7 anteriores, que originan diversos síntomas que pueden ir desde picazón leve de los labios y la boca (síndrome de alergia oral) hasta anafilaxia que pueda resultar fatal.

Algunas de ellas son a estos alimentos:

Las semillas, como la de lino, sésamo, mostaza. Frutas como el kiwi, melocotón, manzana, maracuyá, plátano. Verduras como el apio y el ajo.

Saber si se tiene una alergia alimentaria

A veces puede ser difícil diferenciar las alergias alimentarias más comunes y las intolerancias alimentarias.

Si sospechas que tienes una de las alergias alimentarias más comunes, es importante hablar con un médico. Entonces es probable que su médico le realice una serie de pruebas de diagnóstico (32, 33).

Pruebas de diagnóstico de alergias

Revisión de la alimentación: una revisión detallada de los alimentos consumidos y las reacciones a ellos.

Prueba de pinchazo en la piel: una pequeña cantidad de comida se «pincha» en la piel con una aguja pequeña, y se hace seguimiento de las reacciones.

Desafíos alimentarios orales: los alimentos problemáticos se consumen en un entorno controlado bajo supervisión médica en cantidades cada vez mayores.

Análisis de sangre: en algunas circunstancias, se extraerá sangre y se medirá el nivel de anticuerpos IgE.

Si eres alérgico a un alimento, tu médico te aconsejará cómo manejarlo, o puede derivarte a un dietista-nutricionista para que te ayude a controlar su dieta.

Si buscas una solución que te asegure una alimentación saludable basada en alimentos limpios, nutritivos, poco procesados… Descárgate la app de goPure.

En la versión Free encontrarás un planificador ideal para organizar tus menús diarios, y gestionar la compra de ingredientes y tu tiempo en la cocina. Puedes escoger entre + de 700 recetas formuladas exclusivamente en goPure por un equipo de expertos en nutrición.

Si lo que estás buscando es un plan personalizado, pásate a la versión goPremium, y por menos de lo que te cuesta 1 café a la semana, obtendrás los menús preparados en exclusiva para tí, para que consigas tus objetivos, con menús adaptados a tus necesidades y preferencias.

goPure reúne un equipo de profesionales de la salud y la nutrición que trabajan para democratizar la alimentación saludable y ofrecer contenidos basados en evidencias científicas que acompañen a los lectores y a los usuarios de la app a mejorar sus hábitos de alimentación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: