galletas de navidad
Nutrición

Comer en Navidad (Tips para disfrutar sin pasarse)

Navidad es una época de celebración, de reunión familiar y de comidas abundantes. Comer en Navidad es todo un rato, sabemos que estaremos rodeados de comida 24/7 y es difícil resistirse a todos esos postres, turrones y chocolates.

La fuerza de voluntad siempre ayuda, pero tener unos cuantos trucos bajo la manga nos permitirá comer en Navidad de forma más relajada, sin agobiarnos por los excesos y sabiendo que tenemos la sartén por el mango.

En este artículo te daremos unos cuantos tips que te ayudarán a disfrutar al máximo de la Navidad con tus seres queridos sin echar a perder tu progreso ni tu salud.

No te excedas demasiado

Comer en Navidad suele consistir en muchos platos, grandes cantidades o ambos. Si bien las fiestas son para disfrutar de la comida y ser un poco más indulgentes, no es necesario tirar todas las normas por el suelo.

Disfruta los pequeños placeres con moderación. Puedes comer un trozo de pastel, no necesitas tomarte dos trozos y turrón y chocolate y galletas. Saltarse “la dieta” en una comida no es excusa para arrasar con todo lo que veas en la mesa. Solo hará que te siente mal y te sientas. 

Come si algo te apetece de verdad

Si te apetece comer algo que no deberías, come un poco. Las Navidades no son momento de productos “light” y pastelitos sin grasa “que saben igual”. Escoge tu postre favorito, come conscientemente, con calma y saboreando cada bocado. Que esta comida trampa valga la pena, y no necesites más.

No malgastes tus “comidas” trampa. Evita comer algo simplemente porque lo tienes delante. Comer de forma inconsciente o con culpabilidad no es forma de disfrutar de la comida. Sé consciente de lo que de verdad te apetece y regálatelo, prescinde de lo que vas a comer sólo porque está al alcance de tu mano.

No te excedas todo el día

Si sabes que vas a tener una gran comida, con un desayuno suave te basta (si es que lo necesitas). Aprovecha estas fiestas para practicar el ayuno intermitente o a comer en unas horas del día y abstenerte de comer el resto. Hagas las comidas que hagas al día en tu rutina, mantener esas 4 o 5 comidas al día durante las fiestas, cuando una de ellas va a suponer el 80% de las calorías diarias, no tiene mucho sentido. 

Durante las Navidades hay comida a todas horas, por lo que es difícil no pasarse el día picoteando snacks navideños. Intenta ceñirte a las comidas de mesa y evita picar cuando no es hora de comer. 

¿Es hambre… o sed?

Las comidas abundantes y el alcohol son una mala combinación para nuestra hidratación. A veces tenemos esa pequeña ansia que confundimos por hambre y en realidad sólo necesitamos reponer líquidos después de tanto alcohol y tanta digestión.

Prueba a tomar un poco de agua y observa cómo te sientes ¡es probable que ese “gusanito” se te pase! Recuerda que la fruta también es un 90% agua y mucho más saludable que otras opciones que habrá. Pregúntate también si se trata de hambre emocional o hambre real.

“No, gracias” a los saboteadores

Aunque queremos mucho a nuestros familiares y amigos, estos no siempre son los mejores aliados a la hora de moderarse en la mesa en Navidad. Aprender a responder con un “no, muchas gracias” te permitirá tener más control sobre lo que decides comer, sin parecer maleducado o desagradecido.

Come porque te apetece, no para ser educado/a. No son pocos los anfitriones que intentarán tentarte una y otra vez para repetir comidas o tomar otro trozo de tarta. Para muchos esta es su forma de cuidar de los invitados, pero alguien que sabe cuidarte de verdad respetará tus decisiones sobre qué y cuánto comer. Tu salud es más importante.

Ofrece snacks saludables

Si eres tú quien invita a comer, ofrece opciones saludables a tus invitados. No hablamos de sustituir el chocolate, los bombones y los polvorones por chips de kale y palitos de zanahoria. Pero te sorprenderías con las elecciones de la gente si tienen opción a elegir. A menudo, los invitados se atiborran de dulces porque es la única opción que se les ha dado.

Por ejemplo, si sacas postres acompañalo con una bandeja de piña cortada u otras frutas en una presentación visualmente atractiva. La piña contiene enzimas que la hacen digestiva, y muchas personas prefieren cambiar a algo más ligero tras una comida pesada. A veces lo único que se necesita para evitar los dulces es que estos ¡no estén al alcance de la mano!

¡Disfruta de estas fiestas con tus seres queridos! Si quieres volver a ponerte en forma después de los excesos navideños, recuerda que en la app de goPure tenemos +900 recetas Plant-Based saludables y sostenibles que te ayudarán a sentirte mejor y a recuperar el equilibro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: